Las Actitudes Frecuentes ante Las Derrotas y Los Fracasos

Las Actitudes Frecuentes ante Las Derrotas y Los Fracasos

Para el ser humano en general lidiar con las derrotas y el fracaso no es un tema simple o sencillo. A pesar de todo el trabajo que el pensamiento positivo pueda desarrollar en las mentes y corazones de quienes son puestos a prueba en sus proyectos y ambiciones.

Esto se debe fundamentalmente a que las derrotas y el fracaso hacen parte de una serie de pruebas en un universo muchas veces incierto dado que tiene un número indeterminado de variantes posibles que muestran debilidades en las personas o cambios bruscos y desconocidos que parecen ahogar las buenas intenciones que se tienen en un momento determinado.

Sin embargo quienes hacen del pensamiento positivo un ancla para solventar los momentos difíciles están mucho mejor equipados que quienes no lo utilizan porque este brinda enfoque, mayor tranquilidad y menor desgaste durante el proceso.

(Escucha este audio antes de continuar)

Antes que nada definiremos derrota como un revés temporal que sufre cualquier persona frente a un objetivo propuesto y el fracaso como una derrota definitiva o permanente ante un reto o problema y del cual algunas personas no se recuperan.

Todos alguna vez hemos deseado que las cosas o los eventos que nos llevan hacia alguna meta salgan perfectos, pero en el camino muchas veces se presentan situaciones que no estaban planeadas y es a partir de ahí donde se mide la clase de líder que debe resurgir de los nuevos problemas y retos con: coraje, paciencia, persistencia, experiencia e inventiva.

En la vida práctica como lo postula el gran gurú de las finanzas prácticas Robert Kiyosaki primero viene la experiencia y después la lección. En cambio como el mismo lo afirma en el sistema educativo tradicional se acostumbra a odiar y no cometer errores para tener siempre las respuestas correctas ante una prueba de la vida que se presente.

Sin embargo la vida en su conjunto es mucho más compleja que cualquier serie de conocimientos enseñados en un  colegio o universidad y no es posible tener siempre las respuestas correctas para que todo salga bien, pues nuestra mente apenas puede atender siete variables o trozos de información a un mismo tiempo y adicionalmente nuestro sistema nervioso detecta apenas una parte entre mil millones de la energía que nos rodea.

Por lo tanto con capacidades humanas limitadas no se puede hablar nunca de que tenemos un control mayoritario sobre lo que nos puede acontecer día a día.

Toda persona en este planeta es puesta a prueba sobre aspectos que no domina en su vida y nadie puede decir que todo lo resuelve perfecto con una nota de 5 o 10 como se acostumbra a hacer o a aspirar en los centros docentes humanos, porque a nuestras decisiones fuera de un salón de clase hay que sumarle reacciones de otras personas que piensan y actúan de forma diferente a nosotros y de un número indeterminado de eventos universales que no conocemos y que se mezclan en el proceso en tiempo y espacio incluyendo: elementos naturales, fuerzas, cosas, animales ,etc.

Con esto queremos decir que hay que esperar un grado razonable de tropiezos en la vida y estar listos a tomar lo mejor de la experiencia para proyectarse hacia adelante. Y muchas veces por el agobio emocional que produce una experiencia desconocida que afecta una meta o un proyecto no es posible discernir la lección en el propio momento que ocurra, por lo que habrá que separarse de la situación y esperar un tiempo para descubrir la(s) lección(es) ocultas.

Otro elemento de fuerza que da al traste con encontrar soluciones a problemas y aumentar el efecto de las derrotas y llevar en último extremo al fracaso son las emociones negativas que bloquean, magnifican y colorean los retos a que todos nos vemos avocados: tristeza, odio, depresión, resentimiento, impotencia, soledad, incertidumbre, etc.

Como existen diversos campos de la vida en donde ocurre la interacción entre eventos, problemas, retos y personas  hablaremos de algunos particulares que ocurren con mayor frecuencia y de las actitudes frecuentes que muchos toman:

En los negocios

Debido a la programación mental de la Educación Tradicional donde todo se debe hacer perfecto y se teme cometer errores muchas personas entran a una oportunidad de negocios esperando la perfección en todo momento, es decir un negocio ideal donde no haya derrotas y los retos sean mínimos, donde haya que invertir poco o ningún dinero y obtener el máximo beneficio con el menor esfuerzo.

Esta es por supuesto para un adulto consciente y normal una idea muy ingenua del éxito, que jamás se cumple, pues todos los testimonios de éxito reales en el mundo hablan de luchas y batallas continuas que se tuvieron que librar hasta obtener el premio merecido. Luego éxito sin derrotas, sacrificios y batallas no existe.

No obstante en nuestra experiencia de más de una década tratando temas de Desarrollo Humano con personas hemos visto que para muchos que esperan el negocio ideal que no llega, una vez entran en un negocio real y reciben una prueba difícil como la quiebra, una compañía fantástica que cierra sus puertas, una idea que demora en ser llevada a cabo. etc., quedan literalmente noqueados al mejor estilo de un cuadrilátero de boxeo para huir de la experiencia y no volver a intentar de nuevo nada parecido al evento traumático que vivieron.

Esta reacción por supuesto los limita por años o quizá por toda una vida si no revisan, cuestionan y trascienden su modelo mental y emocional de los eventos que suceden en la vida.

Es claro que la persistencia no es sólo continuar intentándolo sino también enfrentar las pérdidas económicas de un proyecto o negocio en un grado razonable, claro está cuando estas ocurren y si hay posibilidades con algo similar que  pueda dar resultados y entonces intentarlo nuevamente sin rendirse definitivamente.

En las relaciones con personas

Este es otro campo de acción humano donde se siente con mayor vehemencia el efecto de las derrotas y fracasos. Y abarca las relaciones a todo nivel: personales o sentimentales, familiares y sociales.

Cuando se vive una experiencia negativa en el trato o en la convivencia con las personas, la reacción más común es apartarse y evitar el contacto, después por supuesto de un enfrentamiento, choque o escaramuza.

En el caso de las relaciones sentimentales hay hechos lamentables en muchas personas que a raíz de un desengaño amoroso deciden negarse nuevas opciones de cambio al conocer otra persona y vivir una relación diferente. Por lo cual la soledad y la depresión se instalan por tiempo indeterminado en sus vidas.

Esto muestra un caso de fracaso sentimental, no por el hecho de haber sido derrotado(a) por una relación que se creía buena pero no lo era, sino porque el no querer volver a saber nada de nadie que pueda formar parte especial de la vida es un síntoma claro de una derrota permanente.

Como las relaciones con las personas cambian o se transforman es una estrategia sensata no ser demasiado idealista y dejar un espacio para que las personas incluyéndose a sí mismo(a) puedan cometer errores y aprender de ellos, aunque lamentablemente esto cause en última instancia alguna ruptura o separación por un conflicto.

En el uso del tiempo

Debido a la uniformidad de las personas por el sistema educativo tradicional, muchas personas tienen en su mente un contador mental de eventos ocurridos y de eventos que debieron ocurrir en su vida, sintiéndose por ello derrotadas por no haber cumplido esa expectativas y desperdiciando el tiempo presente para hacer nuevas cosas para un nuevo y promisorio futuro.

Por ejemplo a tal edad según el condicionamiento social se debe estudiar y graduarse, casarse, tener hijos, comprar casa, vehículo, ascender en un trabajo, etc., y si esto no se cumple el síntoma de impotencia, culpa y desesperación por la derrota es muy grande para muchos y se castigan mental y emocionalmente durante mucho tiempo en su vida. Alimentando un fracaso que no existe sino sólo en su mente.

A continuación  algunas sugerencias prácticas para colocar las derrotas y los fracasos en perspectiva:

  • Como seres humanos todos somos diferentes y contamos con talentos únicos de modo que en un mundo de seres individuales la comparación carece de sentido.
  • Como seres inteligentes pero limitados podemos aspirar al mejoramiento continuo mas no a la perfección. El mejoramiento continuo saca lo mejor de tí y te coloca en un estado creativo, mientras la perfección te coloca en un estado de rigidez que produce frustración.
  • En los negocios muy especialmente no aspires a encontrar una oportunidad perfecta, sin problemas, sin inversión, con poco esfuerzo y donde nadie se pueda equivocar incluida la empresa. Ten presente que tanto las compañías como sus asociados y empleados crecen juntos y se necesita de personas que ejerciten el compromiso ante el cambio y los retos.
  • Existen además oportunidades de negocio que aunque en el pasado fueron manejadas de forma irresponsable por una empresa o equipo gerencial, luego son tomadas y cambiadas por un equipo responsable y ganador. De forma que si sufres  derrotas una vez o algunas veces en algún emprendimiento, ten presente que puede aparecer un negocio diferente en otro lado y manejado de forma muy distinta al que conociste. Por lo tanto levántate siempre e inténtalo una vez más.
  • En el trato y convivencia con las personas es un principio sensato no idealizar a nadie y dejar también la posibilidad a todos y a sí mismos de cometer errores y aprender en el proceso, pero abriendo siempre las puertas del diálogo franco y abierto para construir puentes en lugar de barreras.
  • Olvídate del contador de tiempo en tu mente. Aunque está bien hacer las cosas en un periodo de tiempo acordado por la sociedad, recuerda que la uniformidad es enemiga de la creatividad. Así lo han demostrado quienes han hecho muchos de los mejores aportes a la humanidad.
  • Por eso si no hiciste o no te resultó un evento favorable en tu vida como estudiar a tal edad, encontar pareja, viajar, comprar casa, etc. Capacítate ahora mediante los recursos de la Educación Práctica y emprende un nuevo viaje con mejores herramientas hacia tus sueños.
  • La programación mental es clave en la vida para ayudar a organizar el orden positivo en el caos de circunstancias y darle a tu mente subconsciente que es la que define tus resultados a largo plazo material fresco y nuevo para atraer a tu vida lo mejor que esta te puede ofrecer. Por eso rodéate de la mejor información posible para que esto se cumpla. Esto incluye materiales auto descargables personas que te apoyen y estimulen.

Para obtener mejores resultados en la práctica y ampliar los conceptos vistos en este artículo sobre “Las Actitudes Frecuentes ante Las Derrotas y Los Fracasos”, conoce  y utiliza nuestros:

Recursos Recomendados:

Proyecta tu vida – Click Aquí

Proyecta tu vida es un entrenamiento en video donde se enseña a descubrir el Propósito de Vida, a crear un Proyecto de Vida, Establecer Metas y crear un Plan de Acción para lograr metas y objetivos.

Ley de la Atración Subliminal – Click Aquí

Este recurso especial te mostrará qué es la Ley de la Atracción y cuál es su fundamento científico. Y cómo funciona… en tu mundo físico y espiritual. Además te explicará qué ejercicios puedes realizar y que son los más apropiados cada día para llevarla a la práctica utilizando entre otros recursos el poder de la fe.

También aprenderás varias técnicas sencillas y eficaces para frenar los pensamientos negativos. Y te explicará cómo detectar las creencias que te impiden crecer en cualquier aspecto de tu vida.

 

 

 

*Suscríbete a nuestro Boletín de Información Mensual.*

Comentarios

2 Comentarios en Las Actitudes Frecuentes ante Las Derrotas y Los Fracasos

  1. David Valois
  2. Esta información es muy adecuada para entender el impacto de los fracasos en la vida, aunque en el sentido práctico como dicen ustedes aquí fracaso no se aplica a las derrotas temporales sino a no levantarse y continuar el camino asumiendo y aprendiendo de los riesgos y retos de la vida. Gracias por compartir!

  3. Pablo David Moncada
  4. Caer es de humanos pero levantarse es necesario siempre, aprendiendo las lecciones del camino: experiencia, capacitación, retroalimentación, meditación, oración y volver a la carga.

Deja un Comentario.
Si deseas mostrar una imagen con tu Comentario, obten un gravatar!